Arado romano

Maquinaria Agricola: Arado romano

Se conoce con el nombre de arado romano el utensilio tirado por fuerza animal, que se ha venido usando para labrar la tierra desde la época romana hasta nuestros días.

Compartir: Twitter Facebook Google +

El arado romano es un apero agrícola que se fue modificando al paso del tiempo, hasta hacerlo tan práctico, que aglutina entre sus sencillas formas aquello necesario no sólo para llevar a cabo la rotura del suelo, sino para llegar a hacerlo de la forma más perfecta y eficaz.

Arado romano
Arado romano

Por lo general este utensilio es  tirado por fuerza animal  y se ha venido usando para labrar la tierra desde la época romana hasta nuestros días.

Partes del arado romano
Partes del arado romano

Partes del arado romano

  1. Timón. Es un palo recto a través del cual se efectúa el tiro del arado por la yunta. Por un lado se engarza a la cama del arado con ayuda de las vilortas, y por el otro al barzón del ubio mediante la clavija, introducida ésta en uno de los taladros, los clavijeros, que al efecto presenta el timón por ese lado. Por el extremo opuesto el timón lleva una escopleadura para adaptarlo a la cama. La longitud del timón puede ser ligeramente variable (2,5 a 2,7 metros), pero siempre algo mayor que la distancia entre el yugo y las patas traseras de los animales, para que el arado vaya abriendo el surco justamente por detrás de la yunta sin que la punta de la reja pueda alcanzar los cascos de las bestias; su grosor puede oscilar entre los 12-15 centímetros de diámetro, suficiente para que pueda vencer la resistencia del tiro. 
  2. Clavijeros. Son unos agujeros, tres o cuatro, que lleva el timón, alineados a su largo, en el extremo que se engarza al ubio en uno de los cuales se introduce la clavija, que constituye el elemento de conexión entre el timón y el ubio. La razón de tener varios es que así la clavija se coloca en uno u otro, alargando o acortando un poquito el timón, según lo requiera cada yunta. Lo suyo es que la clavija sea metálica, pero también puede ser de madera siempre que resista el tiro. 
  3. Cama. Es una pieza de hierro, encorvada, que sirve para engarzar todos los elementos del arado. Por un lado las vilortas la cinchan al timón, y por el otro presenta una oquedad en la que encajan, por delante, el dental y la reja, y por detrás, la esteva y el pescuño. También lleva un taladro vertical para el alojamiento del extremo superior de la telera, taladro situado en la zona de máxima curvatura de la cama, por donde ésta recibe el nombre de garganta. 
  4. Vilortas. Son dos recias abrazaderas metálicas que sujetan la cama al timón, este último con un espacio rebajado para facilitar su acoplamiento. 
  5. Dental. Es una pieza de madera con una escopleadura en la parte delantera sobre la que se acopla la reja. Otra escopleadura del dental en su parte trasera le permite encajar en la cama, y en sus lados derecho e izquierdo también el dental lleva sendos taladros ciegos y divergentes hacia arriba, para que se alojen las orejeras. Un orificio vertical en su lado izquierdo, junto al alojamiento de la reja, permite fijar en el dental el extremo inferior de la telera. 
  6. Reja. Es una pieza de hierro con forma de flecha, encajada sobre el dental, a excepción de su parte delantera que, acabada en punta, sobresale de él. Y su parte trasera va sujeta en la cama. Sirve para romper la tierra y abrir el surco. Cuando la punta de la reja se queda roma de tanto arar, se la aguza en la fragua donde también, si su deterioro es tan exagerado que se queda corta, se la calza, es decir, se suplementa con un trozo de hierro. Al igual que los callos, la reja se desgasta más o menos no sólo en razón del tiempo que are, sino según el tipo de tierra que le toque arar. 
  7. Pescuño. Es una cuña de madera que se coloca en la oquedad de la cama, por la parte trasera del arado, y sirve para tensar la esteva con la reja y el dental. Va colocada entre la reja y la esteva rellenando el ángulo existente entre ellas. La graduación de este ángulo está relacionada con la del dental con respecto a la cama, que se regula con la telera: ante una disminución del ángulo dental-cama porque deba hacerse una labor menos profunda, aumentará el ángulo reja-esteva que rellena el pescuño, y viceversa. 


Los usuarios que leyeron este articulo llegaron hasta aqui a traves de desde el buscador.

Al utilizar contenido de esta pagina use el enlace permanente:

Con apoyo de Los Gélvez | Contacto | Privacidad | Copyright © 2018 por Lilian Damarys Gélvez, todos los derechos reservados.