Portal Mundo Pecuario

Escrito por:
Ing. Lilian Gélvez

Pudrición basal - Sclerotinia sclerotiorum

Pastos y forrajes: Pudrición basal

Es la pudrición del tallo en su parte basal

Compartir: Twitter Facebook Google +

Sclerotinia sclerotiorum
Sclerotinia sclerotiorum

Nombre común

Pudrición basal

Nombre científico

Sclerotinia sclerotiorum

Daño que ocasiona

Afecta a la mayoría de los pastos, consiste en la pudrición del tallo en su parte basal, luego se da el marchitamiento y muerte de la planta.

La pudrición basal del tallo es producida por los esclerocios del hongo Sclerotinia sclerotiorum el cual pertenece a la subdivisión Ascomycotina. La podredumbre blanda del tallo es causada por la fase sexual del mismo hongo, el cual forma fructificaciones conocidas como apotecios. 

Este hongo, pasa el invierno en forma de esclerocios en el suelo o en restos de plantas. Cuando las raíces entran en contacto con los esclerocios, estos germinan, infectan y pudren las raíces, el hongo puede crecer dentro del tallo, y las plantas se marchitan y mueren. 

Los esclerocios sobreviven en el suelo y los campos pueden permanecer infectados durante años. Si la humedad del suelo es elevada durante 7 - 14 días, y la temperatura es baja (menos de 17°C) los esclerocios de los centímetros superiores del suelo pueden germinar dando lugar a los apotecios (sombreritos de color marrón claro de unos pocos mm de alto), que producen ascosporas durante una semana o más si la humedad del suelo permanece alta. 

La aparición de un micelio blanco algodonoso del hongo en el frente del tallo es el primer signo de la presencia de la enfermedad. Días más tarde, pueden verse manchas de color marrón claro localizadas en la parte trasera del receptáculo. Estas manchas tienen de 3 a 7 cm de diámetro (pudrición basal).

Los usuarios que leyeron este articulo llegaron hasta aqui a traves de desde el buscador.

Al utilizar contenido de esta pagina use el enlace permanente:

Con apoyo de Los Gélvez | Contacto | Privacidad | Copyright © 2018 por Lilian Damarys Gélvez, todos los derechos reservados.